domingo, 23 de marzo de 2008

Semana Santa

Las actividades en la parroquia comenzaron el domingo anterior... pero, se espera en oración hasta el Miercoles Santo, que es la celebración de la Misa Crismal.
Nuevamente, mis papás tuvieron el honor de acompañar como padrinos al Padre Tomás en la renovación de los votos en la catedral de Los Angeles... un momento para acompañar a nuestros pastores...
Lamentablemente, no tengo fotos de esta celebración, pues me encontraba aun en Concepción con clases... Pero tomé una de la página Reina del Cielo... como verán... está el obispo recibiendo los aceites que serán posteriormente bendecidos... y a la derecha e izquierda del obispo, Ivan y Cristian, dos amigos diáconos.


El Jueves Santo, es cuando recordamos la Ultima Cena y por lo tanto... la institución de la Eucaristía como un sacramento y memorial, y al mismo tiempo, el sacerdocio, encargándose a los apóstoles continuar este acontecimiento. Desde aquí saludo a todos los sacerdotes que han pasado por nuestra parroquia.
En Huépil, la ceremonia estuvo celebrada por el P Miguel Salas, quien hizo los mismos gestos y obras que Jesús hizo en la Ultima Cena, el lavado de pies y la Fracción del Pan.


Tengo unas fotos, pero las más importantes no las pudé tomar yo, ya que me tocó tocar guitarra ese jueves.. así que no quedaron nítidas.


Termina esta Eucaristía dejando el altar desnudo, sin adornos, el sagrario vacío... pero el pueblo, en oración y adoración, como acompañando a Jesús en el huerto.

El Viernes, es conocido por dos acontecimientos, en el último día de Jesús el jucio, pasión y muerte. Para nosotros, recordamos a las 3, la hora en que Jesús expiró su aliento y en la tarde, el Camino de la Cruz (via crucis).


En la mañana partimos con mis papás y otros amigos a Rucamanqui, a eso de las 11 de la mañana para caminar por las casas del sector, cargando una cruz, rezando y cantando. La última estación fue en la capilla, a eso de las 13 horas finalizamos.


Por la tarde, nos reunimos en Huépil, acompañados en esta ocasión por el P Javier. Estuvimos escuchando el texto de las últimas palabras de Jesús, luego la oración que se hace por los laicos, cristianos y no cristianos, etc...

Ya a las 19 horas, los demás nos reunimos para caminar por el pueblo en el vía crucis... Según el P Javier, este caminar tiene gracias especiales divinas, lo que se llama indulgencia.


Finalizo este post, comentado la Vigilia Pascual. Bien, el P Tomás estuvo toda esta Semana Santa acompañando a su parroquia de Quilleco, así que no lo vimos en todo este tiempo. Las vigilias quedaron de la siguiente manera distribuida en la parroquia: P Miguel en Huépil, P Javier en Trupán, P Paolo en Polcura y P Ramón en Tucapel.
En lo personal, me escapé a Tucapel, pues es siempre grato compartir con antiguos párrocos (sobre todo grandes amigos), así que tomamos el bus y estuvimos esperando que se oscureciera para iniciar a las 21 horas la vigilia.
Como toda vigilia, el canto del pregón es un momento culmen, algo que siempre hace tiritar las piernas, jaja, si, pues con violencia, la noticia del resucitado llega a nosotros, advirtiendo que el pecado y la muerte no pueden atar al hombre, que Cristo vencio... Ah.. siempre nos alegramos por la interpretación del P Ramón, ya que tiene una excelente voz.


Las lecturas explican el plan de Dios que llevó al sacrificio de su propio Hijo para la salvación de la humanidad... para mi.. el releer estas lecturas, es como el caminar de Jesús explicando los textos a los peregrinos de Emaús.
Finalmente, la luz, el gloria, la renovación del bautismo y el encuentro intimo con el Resucitado en la Eucaristía, es lo primordial de esta vigilia.


Luego de la bendición final, el P Ramón dio las gracias y nosotros también agradecimos su visita, fue un momento como de familia, rostros conocidos, gente que siempre ha permanecido fiel en la pastoral... y rostros niños que hoy son jóvenes adolescentes....

Al volver a Huépil, nos reunimos en mi casa mi familia con el P Miguel y P Javier... para compartir unas carnecitas y celebrar la Pascua. Jaja... en la televisión, se mostraba un curita de los Mercedarios que cantaba rap y reggeaton, jeje, fue entretenido... ellos celebraban en Plaza Italia la Resurrección.

En fin, creo que este es mi resumen, de lo que fue el Triduo Pascual. No tengo más fotos y las que están oscuras es debido a que no quería distraer a nadie, pasar desapercibido, no?.

No olvidar, ojo que un día como hoy, también está de aniversario sacerdotal, nuestro amigo presbítero Pedro Mieres. Así que le envío desde acá un fuerte abrazo y seguiremos rezando por vuestra vocación... espero que también siga rezando por sus amigos pecadores, jaja.


¿Cómo no iba a adjuntar una foto de este gran amigo también? Arriba, en el paseo a la Laguna del Manco, junto a nuestro vicario Javier, quienes, están atorados con la colación preparada por mi mamá... jaja.

1 comentario:

Akinogal dijo...

SECURITY CENTER: See Please Here