jueves, 5 de abril de 2007

Jueves Santo

Hola amigos, nuevamente entramos en estos días de dolor y muerte, esperanza y resurrección. Gracias a Dios, pude llegar temprano para vivir todos los acontecimientos de Semana Santa en mi pueblo, con mi familia, amigos y comunidad cristiana.

Un tema que conversé mucho con mi párroco, mientras viajábamos a las Astas con mi amigo párroco, es el problema de no sintonizar bien en estos días con Jesús y su pasión. Lo dije en forma personal... cuesta mucho durante la cuaresma hacer verdaderos sacrificios, pues, ya es un sacrificio a veces el diario vivir, el andar presionado por la universidad y sus sin sabores... o el reconocer que las limitaciones humanas te hacen caer, olvidar que estamos en penitencia.

Sin acompañar a Cristo en la penitencia y el sacrificio es imposible poder estar viviendo empáticamente la Semana Santa. Así que con un poco de miedo entro a este Triduo Pascual, esperando que Dios me de señales.

Llegamos hasta Las Astas, contemplamos una hermosa capilla ya terminada, claro que extrañamos una cruz en el exterior, pero como verán en el video está preciosa... es de esperar que la comunidad se anime más a participar en sus misas mensuales y durante el periodo de misiones.



Luego de unas tomas de fotos y el video en la capilla junto a don Raul Pérez, fuimos invitados a la casa para tomar once... así que fuimos al balcón para esperar el pan amasado mientras conversábamos con la familia de los detalles de la ceremonia. Fue entretenido, realmente me trajo a la mente cuando Jesús compartía con los ricos y los fariseos se lo reprochaban, jajaja...


Hermoso paisaje de la puesta del sol (sunset), no?... Luego nos fuimos a Tucapel para que mi amigo se enchulara un poco antes de la Eucaristía en que conmemoramos la Ultima Cena, como veran en la foto, la pieza está un desorden... la culpa, creo que las muchas actividades de estos días... pero... será también la ausencia de la tía margarita?.


Jajaja, bueno, ya poniéndonos más serios... llegamos a Huépil nuevamente para afinar los detalles de la Eucaristía. Tenemos la grata visita de mi amigo Miguel, que viene a pasar con su familia estos días del Triduo Pascual.


En está ocasión, el signo del lavado de pies fue preparada por los monaguillos, así que ellos fueron los doce a quienes este año se les lavó un pie... es un hermoso signo, de servicio y de humildad. Luego la Eucaristía sigue normal.


En el momento de la consagración, con mucho respeto tomé un minuto, para grabar las palabras con que Cristo instituyo dos inmensos sacramentos... la disposición de la mesa, los monaguillos y el adorno hacía recordar un poco aquellos días de Jesús ya en Jerusalén.



Termina esta ceremonia con un momento de adoración, el altar, imágenes y otros son cubiertos por telas moradas esperando el día en que la luz las descubrirá... Luego de un momento de oración, conversamos con Miguel, arreglando el mundo, por supuesto.

Espero compartir mañana con la comunidad de Rucamanqui (la Esperanza), ya que hasta La Obra irá don Carlos Martinez acompañado por Manuel Vásquez, así que creo que mejor acompañaba a mis papás.

2 comentarios:

Pedro Antonio dijo...

Acabo de ver el video del jueves santo y esa mesa larga, y todo ese discurso de usar la pedagogía para que la gente entienda, hacen que me alegre de no tener que compartir mi trabajo pastoral con esas hermanitas de mi querido wépil, a esas monjas se les ocurre cada cosa.

Waldo San Martin dijo...

jajaja...
pero aunke no lo crea, las hermanitas han cambiado algo..
sobre todo el trio: hna any, sandra y rut...

bueno.. la mesa la diseño la sra de solis... y la idea del lavado de pies a los monaguillos es de la hna vero, creo...

saludos don pedro antonio